04 marzo 2018

Oscura Crisálida


Enredarse dentro de sí misma, tronchando sus músculos hasta el paroxismo, fue la manera que había encontrado de protegerse del entorno grasiento y hostil que la perseguía cada instante de su vida. 

Respiraba con dolor y, a duras penas, sobrellevaba el inmenso boquete que se abría en su pecho y que amenazaba con desangrar su espíritu. Respiraba ahogándose... Vivía muriéndose... Oscura crisálida que gritaba en silencio, soterrando su llanto y gimiendo por dentro. Grito...


Blanco y Negro.

No hay comentarios: